viernes , 20 octubre, 2017
Inicio > Temas De Cocina > Mitos en el siglo 21
Mitos en el siglo 21
Mitos en el siglo 21

Mitos en el siglo 21

En un momento  donde se vive con un teléfono celular pegado a la oreja gran parte del tiempo, es increíble que haya todavía personas que creen que cocinar en  horno microondas es “peligroso”.

Desde que descubrimos que un trozo de dinosaurio cocinado es mejor que crudo, el hombre siempre ha buscado alternativas para cocinar su comida más rápido, más eficiente, de mejor sabor, color, textura y aroma.  El horno microondas descubierto en 1945, se convirtió en uno de los inventos más importantes del siglo 20 y uno  que ha revolucionado la cocina.

¿Cómo funciona el horno microondas?

Los hornos microondas tienen un componente dentro de estos que se llama  el magnetrón. Este,  genera micro ondas (ondas de radiación electromagnética) a partir de  electricidad. Estas ondas son los mismos tipos de ondas  que se utilizan para la comunicación móvil (celulares).

Las ondas son cortas (de ahí su nombre de microondas), unos 12 cms de cresta a cresta y esto es la que las hace aptas para ser absorbidas por la mayoría de ingredientes que utilizamos. Las partículas que componen la onda, los fotones, no tienen la suficiente energía para dañar moléculas y producir cáncer* como si lo hacen los rayos ultravioleta y rayos X. Creer que cocinar en horno microondas produce cáncer es un mito de nuestra era.

Las microondas generadas por el magnetrón son  lanzadas por una antena dentro del horno donde rebotan contra las paredes del horno y eventualmente penetran la comida. Tanto las paredes del horno como su puerta de vidrio están protegidas por una malla metálica que no deja escapar las micro ondas volviendo así el microondas un utensilio bastante eficiente que no deja escapar su fuente de energía. Este es otro mito.

Se cree que el horno microondas emite al ambiente ondas dañinas para el cuerpo humano. Siempre y cuando el horno y su puerta  se encuentren en buen estado ninguna onda se saldrá de este.

¿Cómo se calienta la comida en un horno microondas?

Una vez se activa el horno microondas, las micro ondas llenan la cavidad del horno. Por el tipo de frecuencia que tienen las ondas micro, 2,45 GHz,  estas son fácilmente absorbidas por la comida. Las ondas penetran hasta lo más profundo de los ingredientes y “excitan” las moléculas de agua que tienen los ingredientes (acordémonos que los seres vivientes somos por lo menos 80% agua). Cuando hablo de excitar, me refiero a que la carga positiva de las moléculas del agua en los ingredientes,  trata de alinearse con el campo magnético de las ondas micro pero como estas están girando  a más de 2,5 millones de millones de veces por segundo, crean un movimiento en las moléculas que las hace chocar (excitar) unas con otras creando así fricción que luego se convierte en energía o, en este caso, calor.

Es esta agitación de las moléculas de agua en nuestros ingredientes que hace que estos se calienten
Un horno microondas cocina la comida muchos más rápido que un horno convencional porque el horno microondas calienta al mismo tiempo  la parte de afuera como la de adentro de las comidas. Tanto un horno convencional como un sartén, cocinan la superficie de la comida y el calor va penetrando el interior poco a poco.

Los hornos microondas no doran la comida porque el aire dentro del microondas permanece a temperatura ambiente y se necesita temperaturas por encima de la temperatura de ebullición para crear ese dorado que tanto nos atrae en las comidas. También, la ausencia de agua en los contenedores aptos para microondas no deja que estos se calienten.

El horno microondas seguirá siendo la manera más eficiente de calentar comida y no se ve nada que pueda retar su eficiencia. El mecanismo básico del horno microondas no ha cambiado en más de 40 años.

Sin embargo todavía oigo personas  que piensan que es peligroso su uso. Hoy en día, donde  un gran porcentaje  de los hogares del mundo tienen un horno microondas, sería increíble pensar  que las autoridades sanitarias  dejarían  utilizar estos aparatos.

por:  Jorge Julián Uribe – Administrador de la Universidad de Carolina del Norte y graduado en el Instituto de Artes Culinarias de la Mississippi University for Women.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

*