martes , 12 diciembre, 2017
Inicio > Temas De Cocina > A tomarse la sopita
A tomarse la sopita
A tomarse la sopita

A tomarse la sopita

¿Por qué las sopas son reconfortantes? ¿Por qué nos hacen sentir bien?
Para definir esto tenemos que describir primero que es una comida reconfortante y por qué nos hace sentir bien. Las palabras “comida reconfortante” son relativamente recientes. Sin embargo, el concepto es antiquísimo. Estas son comidas que nos proporcionan sentimientos de seguridad, bienestar, comidas que nos hacen sentir contemplados y cuidados, comidas que nos llegan al alma. Las sopas hacen parte de este grupo de comidas que nos tranquilizan y nos hacen sentir fuertes y animados. Las comidas reconfortantes nos traen recuerdos gratos y de seguridad.

De todas las comidas reconfortantes, las sopas nos ofrecen beneficios que a continuación voy a mencionar.

1. Las sopas nos calientan.
Las sopas calientes (también hay frías), tienen la capacidad de elevar la temperatura de nuestros cuerpos para calentarnos de adentro hacia afuera.

2. Las sopas garantizan nuestro bienestar.
El alto contenido de agua en una sopa nos hidrata. Las personas que toman sopa son menos propensas a consumir calorías innecesarias. La hidratación nos satisface la necesidad de comer más.

3. Las sopas reducen las inflamaciones y dolores.
De acuerdo a un estudio realizado por la Clínica Mayo, la sopa de pollo puede actuar como un desinflamatorio y reduce los síntomas de la gripa.

4. Las sopas incrementan la tolerancia a los vegetales especialmente en bebes.
Un estudio hecho en Holanda demostró que los bebés que son alimentados con sopas con verduras tienden a tener mayor tolerancia a diferentes tipos de vegetales inclusive a aquellos que no fueron ingeridos a temprana edad.

5. Los minerales y vitaminas no se pierden.
Comparado con otros métodos de cocción, las sopas mantienen las vitaminas y minerales de aquellos vegetales en la sopa. Estos nutrientes se quedan en el agua con que fue hecha la sopa.
6. Pueden ser hechas bajas en grasa y altas en fibra.
A menos que hagamos una crema, la mayoría de las sopas son hechas con muchas verduras y carnes bastante magras.

7. Sus aromas nos llenan de dicha.
Está comprobado que el sentido del olfato y la memoria están relacionados. Cuando sentimos el aroma de una sopa, es muy probable que nos haga recordar hasta situaciones de nuestra infancia.

8. Son muy flexibles.
Si dañamos una sopa esta es muy fácil de arreglar. Es solo agregar algo más de algún otro ingrediente. Son perdonadoras.

9. Son muy fáciles de contemplar.
En comparación con otros platos, las sopas las mezclamos y es muy probable que no las volteemos a ver hasta el momento de servir.

10. Se pueden congelar y recalentar.
Por su gran contenido de agua, las sopas se pueden congelar sin que su estructura sea dañada por la congelación.

Como no hay felicidad absoluta, las sopas están llenas de beneficios, sin embargo estas deben de ser hechas con poca sal. A excepción de todas las comidas reconfortantes, las sopas no tienen un peligro alto de engordar a la personas. Las comidas reconfortantes tienen el riesgo de engordar a las personas y no por sus ingredientes sino por el sentimiento sicológico que producen. Una persona con stress o deprimida puede encontrar un alivio en comidas reconfortantes. Sin embargo si el alivio es excesivo se puede crear una adicción al sobre consumo de comidas que satisfagan sentimientos de inseguridad y abandono.

Jorge Julián Uribe: Administrador de la Universidad de Carolina del Norte y graduado en el Instituto de Artes Culinarias de la Mississippi University for Women.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

*